22Mayo2017

(1971-77) Los años dorados

Download Template for Joomla Full premium theme.

Deutschland online bookmaker http://artbetting.de/bet365/ 100% Bonus.

Online bookmaker bet365

Los años dorados

Pocos pensaban que tan sufrida temporada era el preámbulo de un año mágico. Con el antiguo guardameta internacional Ignacio Eizaguirre en el banquillo, el Burgos sorprendió a propios y extraños al situarse en los primeros puestos de la clasificación. En los puestos altos de la tabla imperó una gran igualdad durante toda la temporada. Al final, el Betis terminó como claro líder de la categoría con 53 puntos. Tras él, cuatro equipos terminaban empatados a 45 puntos. El Burgos era el primero del cuarteto.

El 26 de Abril de 1971 un empate a cero en el Plantío frente al Logroñés ratificaba el primer ascenso del Burgos a Primera División. Para afrontar el debut en la categoría llegó al banquillo burgalés Mariano Moreno, y se lograron las cesiones de Capón, Benegas y Jaquet del Atlético de Madrid y Aitor Aguirre del Athletic de Bilbao.

 

 

 

 

 

El número de socios llegó a 10.000, cifra que no se ha vuelto a alcanzar, y las 20.000 plazas del Plantío se mostraron insuficientes en las visitas del Real Madrid o Barcelona. La lucha por la permanencia fue dura, pero se logró con dos puntos y un puesto de margen. Hay que reseñar el empate logrado por el equipo burgalés en su visita al Santiago Bernabéu.

Fue un gran logro que no se pudo repetir al año siguiente. Salvo la contundente victoria sobre el Athletic por 5-1, todo fue triste. El equipo terminó como farolillo rojo. El retorno a segunda en la temporada 73-74 sentó muy mal. Volvió al banquillo Eizaguirre, que fue sustituido por Zamora. Pero tampoco éste logró terminar la temporada en el banquillo burgalés, ya que fue Negrillo quien, en la promoción frente al Eibar logró eludir el descenso a Tercera. José Luis Preciado da por terminada su estancia al frente de la entidad burgalesa y fue relevado por Antonio Martínez Laredo. Lo único positivo fue la llegada al club de hombre que iban a calar muy hondo en la afición burgalesa: un guardameta de la tierra, Manzanedo, que iba a ser su único internacional absoluto, Miguel Navarro, Rafa Viteri, y sobre todo, un chico de Fuengirola cedido por el Atlético de Madrid, Juanito.


Martínez Laredo da paso a su espíritu empresarial y trae aires de grandeza al equipo. Al equipo llega José Antonio Naya, que acaba enfrentado con toda la plantilla. Justo lo contrario que al año siguiente con Lucien Müller en el banquillo. Ahora se incorporan los dos primeros foráneos del club, Kresic y Adzic. La temporada 75-76 no comienza bien, pero tras el empate en casa del líder, el Calvo Sotelo, con un grandísimo partido de Juanito comienza la remontada del equipo. El ascenso se certificó en la jornada 36, cuando se logra matemáticamente, con honores de campeón.


La temporada en primera comienza con Marcel Domingo en el banquillo y apenas comenzada sale a la luz pública la noticia de que Martínez Laredo, madridista de pro, había cerrado el traspaso de Juanito al club merengue por la irrisoria cifra de 27 millones, cuando estaba valorado en más del doble. El escándalo esa campaña llega el 20 de Marzo de 1977, en partido frente al Barcelona. A falta de tres minutos con el marcador 1-0 favorable al Burgos, el árbitro señala penalty a favor del Barça. El revuelo es total, alguien lanza una patada al árbitro y este rifa la expulsión siendo Palmer el "agraciado". Cruyff falla el penalty, y el Burgos vence. Al acabar el partido, Laredo baja al césped y lanza un puñetazo al árbitro. Esto le costó dos años de inhabilitación. Al final, y sólo en la última jornada, el Burgos logra su agónica salvación.